Desde su nueva casa en los Estados Unidos, celebraron el día del recuerdo en el Cementerio Nacional de Los Ángeles. A pesar de su distanciamiento con la familia real, Harry y Meghan quisieron rendir su propio homenaje a los soldados caídos en la guerra. Los duques dejaron flores sobre las tumbas de dos soldados de la Commonwealth. Para la ocasión, Meghan lució un abrigo negro hecho a medida de Brandon Maxwell con el tradicional broche de amapolas en la solapa, mientras que Harry lució un traje azul marino con sus insignias militares y el broche distintivo para homenajear a los caídos.

Harry y Meghan sorprendieron en un cementerio celebrando el Día del Recuerdo | ¡HOLA! TV