Con la presencia de protagonistas de la realeza monegasca, Stella McCartney llegó a París con un desfile lleno de sorpresas que no dejó a nadie indiferente.

Compartir