A lo largo de su carrera, el Ruiseñor Azteca se enfrentó a diversas condiciones médicas y personales que debió enfrentar como un guerrero.

Compartir